Lope de Vega, club de Jazz con The Cookers

Fotografías por Esperanza Mar

Llegamos con mucha expectación al Lope de Vega a escuchar a The Cookers una banda para nosotros desconocida. Después de haber indagado un poco descubrimos que bajo ese nombre se escondían grandes personajes del Jazz como Billy Harper, Eddie Henderson, David Weiss, Donald Harrison, George Cables, Cecil McBee y Billy Hart. MMMMmmmmmmm, buena oportunidad para ver a grandes veteranos de este género.  Y es que el ciclo de Jazz de esta temporada está siendo sim-ple-men-te exquisito.

Sin ningún tipo de preámbulo, salen a escena, toman cada uno posición y empieza a tocar. Black Capra tema del álbum del mismo nombre de Billy Harper  (Strata East 1973). Comienza con una gran ostentación del grupo de vientos, David Weiss y Eddie Henderson a la trompeta y Billy Harper al saxo tenor en primera línea. La melodía es seguida al teclado por George Gables, al contrabajo Cecil McBee y a la batería Billy Hart. Esto es puro Post bop, corriente del jazz de mediado de los 60 y principios de los 70 que se caracteriza por armonías extendidas, estructuras abstractas y ritmos sueltos.

David Weiss, ejerce de maestro de ceremonia. Presenta a la banda, ¡ay, dios mio! ¿dónde quedaron mi nivel medio alto de inglés? ¡Qué acento más cerrado se gasta este neoyorquino!. A duras penas logramos entenderle. Presenta Croquet Ballet compuesta por Billy Harper para su albun The Last Season (Blue Notes 1971). Una pequeña introducción de batería da de nuevo paso a este potente trio de trompetas y saxo. ¡Qué elegancia! Henderson hace un solo de trompeta siempre acompañado por un sonido suave de bateria, piano y contrabajo. Me quedo con la boca abierta con este precoz discípulo de Louis Armstrong a los 9 años. Se produce un momento mágico, cada uno avanza por su cuenta sin más norma que la atención a una suerte de comunidad emocional, hasta el paroxismo. Para que esto funcione el dominio de la improvisación y la calidad interpretativa deben ser superiores. Si, estos veteranos rezuman conocimiento y destreza. Ahora un riff, saxo y trompetas, solos, exploran todas las posibles combinaciones de esta sencilla frase musical. Exploran, deconstruyen, reducen hasta quedarse con una simple nota. Nos dejan a todos con una sonrisa en los labios.

Hemos entrado en calor. Sigue Farewell Mulgrew George Gables homenajea al gran pianista Mulgrew Miller (pianista de referencia en la escena del jazz contemporáneo desaparecido en el 2013), le acompaña un susurro de platillos. Desaparece de escena el trío. Estos “chicos” se han teletransportado a otro espacio atemporal. Nos encontramos en un club de jazz de Chicago o Nueva York y suena pura improvisación, puro virtuosismo, puro jazz….Sigue Peacemaker con un aire a Charlie Parker. Esto sigue subiendo y subiendo. B. Hart, que no ha parado con su batería desde el minuto 1, se marca un solo de 5 minutos de reloj, sin la mínima muestra de esfuerzo a sus 76. Y continua.

El broche de esta noche lo pone un tema inédito que tocan por primera vez en público. Un regalo con el que estos maestros se despiden de nosotros. No queremos que la noche acabe, pero tal como entraron al escenario se esfuman… Nuestras expectativas han sido más que cubiertas. Simplemente decir, que a la mañana siguiente seguía en ese club nocturno de jazz y lo que sonaba en mi cabeza no era el despertador sino las melodías de la noche que seguían flotando en el aire.

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading Disqus Comments ...