1 junio, 2023
Las fiestas de la Mercè de la capital catalana se acabaron el miércoles pasado después de los fuegos artificiales, el tradicional Piromusical, que éste año dio lugar a la celebración del Tricentenario de 1714. A pesar del tiempo inestable más de un milión y medio se han dejado llevar por el ambiente irresistible y a veces agobiante de la Fiesta Mayor de Barcelona.

Las fiestas de la Mercè de la capital catalana se acabaron el miércoles pasado después de los fuegos artificiales, el tradicional Piromusical, que éste año dio lugar a la celebración del Tricentenario de 1714. A pesar del tiempo inestable más de un milión y medio se han dejado llevar por el ambiente irresistible y a veces agobiante de la Fiesta Mayor de Barcelona. Los encargados de poner música a nuestros cuerpos fueron la Acción Musical de Barcelona (BAM), el Ayuntamiento y todos los organizadores de la Mercè.

Los escenarios más concurridos han sido el Forum, la avenida María Cristina y el nuevo escenario de la Playa de Bogatell, que acogió el conjunto de conciertos de Manel, Txarango y La Troba Kung-Fu bajo el nombre “Mediterráneamente”. Éstos tres grupos convocaron a más de 60.000 personas, siendo así el acto más multitudinario de la Fiesta Mayor. A parte de todos los éxitos y concentraciones de público, cabe destacar la alta participación de grupos jóvenes en todos los barrios y escenarios de las fiestas.

Hubo dos citas imperdibles en dos escenarios ni mucho menos multitudinarios, pero de una calidad y un buen gusto excepcionales. La primera fue el viernes con Flamingo Tours en  “El Moll de la Fusta” tocando el mar. Su cantante, Myriam Swanson ya es voz más que habitual en las salas de conciertos de jazz, blues y rock’n’roll más prestigiosas de la ciudad condal. La catalana es una verdadera bomba explosiva, haciendo posibles versiones de grandes divas como con el “I’ve got a feelin’ (somebody is trying to steal my man)” de Big Maybelle, que convirtió en un verdadero temazo.

Sus expresiones y su forma de bailar son divertidas pero a la vez sensuales, tiene ese “no se qué” de femme fatale del rock’n’roll que la hace tan irresistible, simplemente uno no puede dejar de bailar, de aplaudir y mirarla. Se entregó y motivó al público todo el tiempo y hacia el final de la actuación explicó una cómica historia de cómo habían compuesto la canción “Kumu Hula” en un bolo en Hawaii. Estamos esperando el primer EP de Flamingo Tours con ansias.

La segunda cita fue en Poblenou con los Acontrablues. Son el grupo de blues más rockero y de más calidad de la ciudad. Tienen un repertorio muy variado, desde canciones propias de sus dos discos como versiones de todo tipo de artistas de los grandes. Nos hicieron bailar con el “Mess around” de Ray Charles o con el blues “Nobody knows you when you’re down and out”, también con un increíble homenaje a Johnny Cash, nos hicieron gritar “Wine, wine, wine” de Stick McGhee y saltar muy fuerte con “Daba O’Riley” de The Who o Testify. Las historias de amor entre los dos guitarras volvieron al público loco mientras el cantante, Johnny, explicaba alguna historia divertida sobre la siguiente canción. Johnny no sólo tiene una voz extraodinaria, sino que su acierto en todos los temas da hasta miedo, puede ser quien quieras que sea, Jamiroquai, Johnny Cash o Chuck Berry, tú escoges.

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.