«Hashtag: Las aves mandan»

Las Aves, la clásica comedia griega de Aristófanes, se estrenó anoche en el Lope de Vega. Una adaptación contemporánea de Juan Dolores Caballero que estará hasta el sábado 26.

En Las Aves de Aristófanes (del año 414 a.C.), dos ciudadanos griegos parten en busca de una ciudad ideal. Al no encontrarla, proponen a los pájaros crear un estado independiente entre el cielo y la tierra, para adquirir el poder sobre hombres y dioses. Juan Dolores Caballero y la compañía Teatro del Velador trasladan esta historia a la actualidad, tiñendo el texto de matices contemporáneos: dos extranjeros que se señalan como inmigrantes y que critican el racismo, la corrupción, el engrosamiento de currículos… Proponen así la creación de una república aviar, llevando al absurdo la realidad en la que vivimos, desde Cataluña a la inmigración, pasando por la política o la economía. La adaptación se representó anoche en el teatro sevillano Lope de Vega, donde tendremos la oportunidad de disfrutarla hasta este sábado 26 de octubre.

Esta versión, con tres nominaciones en los Premios Lorca de Teatro Andaluz 2019 y dos en los Premios Escenarios de Sevilla 2018, acerca el clásico griego a la actualidad, desde el humor y la sencillez del proyecto. El escenario consiste en una tela como fondo y en un montón de hojas otoñales. Se podría decir que nada es estático en el escenario: el atrezzo se mueve y adquiere diversos significados; las hojas se agrupan o dispersan dependiendo del momento; la tela refleja las sombras, engrandeciendo a los personajes o pareciendo añadir nuevos números al elenco. Este juego de sombras chinescas resalta el trabajo de iluminación de Néstor García.

La caracterización tiende al absurdo, convirtiendo con ridícula facilidad a los pájaros en personas y a las personas en puro esperpento. Destacan las máscaras de María José Roquero y las prótesis dentales de Centro Dental Cerrodent. La figura del corifeo (quien dirigía el coro en las tragedias clásicas y que, en la obra original, se dirige al público) recae en los dos protagonistas. Estos rompen la cuarta pared y dialogan con el público, a quien no dudarán incluso en pedirle aplausos o gritos al unísono de aleluya.

La figura del coro clásico recae en las aves, que se mueven en conjunto bajo una coreografía muy marcada. La música (Inmaculada Almendral) se adapta a la tensión grotesca de las escenas. Se aprecia el esfuerzo, la originalidad de la coreografía y la intención de no perder estos paisajes sonoros de la obra de Aristófanes, a pesar de resultar algo repetitivos y forzosos.

«Tuitea inmediatamente lo siguiente: Hashtag: #lasavesmandan #niunputodiosmaaporaqui»

Cabe destacar la actuación de un grupo de profesionales que se enfrentan a retos como la gesticulación y representación de su condición de aves o el mantenimiento de marcados acentos y posturas. El elenco consigue añadir vivacidad a una adaptación que, en ciertos momentos, se nos presenta demasiado bizarra. Belén Lario, en el papel protagonista de Pistetero, ofrece una interpretación inmaculada.

Inevitablemente, estas caracterizaciones ralentizan la acción que, por otro lado, se equilibra gracias al constante humor y los ágiles diálogos. La obra, en conjunto, no resulta larga ni pesada. Con constantes apelaciones al público y bromas fáciles y recurrentes, la adaptación del texto resulta original y pintoresca: una crítica mordaz y grotesca de la sociedad. La actualización de la obra está realizada de manera tan natural -con política, Twitter y Netflix– que se nos muestra que los problemas y filosofía griegos continúan siendo coetáneos.

«Eres un ignorante que no navega en Internet ni en la Wikipedia»

Hay fluidez en el texto, así como algunos guiños a lo clásico. La obra, sin embargo, se mantiene en un estadio plano que intenta decir muchas cosas sin llegar a centrarse en ninguna. Esto genera una cierta sensación de espectáculo de entretenimiento, pero no consigue ahondar en reflexión. El humor es asimismo plano y constante, lo que resulta, a veces, predecible.

Por otro lado, es interesante el tratamiento de la propaganda como tema base. Se resalta la fundación de una república asentada en la ley del talión (el ojo por ojo) y en el nacionalismo. Igualmente, se habla de Soberanía (como una diosa) y de democracia, que se fundamentan en la voz y opinión de la figura del Tríbalo. Este personaje de la comedia original era un dios bárbaro al que nadie entiende al hablar y, como sucede en esta versión, se manipula. Juan Dolores Caballero lo convierte en un grotesco bebé.

Cabe aclarar que Las Aves es una obra compleja y que existe una gran dificultad de ponerla en escena. La actualización que ha realizado el director se nota estudiada y trabajada, preservando elementos icónicos de comedia clásica. Las referencias a un estilo que recuerda a El Joglars nos pone en la senda de una extravagancia que merece acudir al teatro, sobre todo por acercarnos a un vanguardismo que Sevilla no ofrece con la frecuencia que debería.

«Las palabras dan alas a todo, solo tienes que hablar y hablar y conseguirás alas»

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading Disqus Comments ...