La Sinfónica de Triana. Una orquesta de cine en el Turina

La Sinfónica de Triana4

Espacio Turina, 19/02/2017

Fotografías cedidas por la organización.

La “I Gala Soundtrack” de la Orquesta Sinfónica de Triana, supuso un ameno y emocionante viaje estelar por algunas de las bandas sonoras más famosas del cine reciente.

La música de cine es quizás una de las injustas olvidadas en la programación anual de conciertos en la mayoría de ciudades. Se pueden contar con los dedos de una mano las ocasiones que tenemos de presenciar en directo este género ninguneado también en conservatorios y escuelas de música. Y es que las bandas sonoras se encuentran en esa tierra de nadie entre la música popular y la culta. Su razón de ser es el cine, y por ello se ha arraigado fuertemente en la cultura popular a través de películas mundialmente famosas.

La Orquesta Sinfónica de Triana se propuso el reto de reunir algunas de estas obras bajo el nombre de “I Gala Soundtrack”, y a la cita no faltó ni siquiera Darth Vader, que junto a sus tropas de asalto sorprendían a los asistentes que accedían al vestíbulo. Todos querían una foto con el legendario villano (aún a riesgo de perder algún miembro). Este recibimiento dejaba ya intuir cual iba a ser uno de los platos fuertes de la tarde.

La Sinfónica de Triana3

En lugar de un aburrido programa de mano para guiarnos en el concierto, una pareja de presentadores hacía las veces de maestros de ceremonia, con amenas introducciones antes de cada nueva pieza.

El comienzo no podía ser más acertado: Una suite de “Star Trek” para dar el pistoletazo de salida a este viaje estelar. Pero ojo, no el “Star Trek” del maestro Jerry Goldsmith, sino de la nueva trilogía, a cuyo cargo está Michael Giacchino. Una adrenalítica primera toma de contacto que nos dejó desde el principio con los vellos de punta, y que sirvió para comprobar el equilibrado sonido y la perfecta cohesión que posee esta formación. A los mandos de la nave, Manuel Alejandro González Cruz, dirigiendo con presteza y brío; demostrando que se atreven tanto con una épica fanfarria espacial como con una marcha de semana santa. (Puedes leer nuestra crónica del concierto sinfónico de marchas procesionales aquí).

A continuación, llegó el turno de la emotiva partitura que escribió el legendario John Williams para la película “La Lista de Schindler” de Steven Spielberg. Una pieza aparentemente sencilla que entraña gran complejidad expresiva. La concertino, aunque visiblemente nerviosa, supo ofrecernos una gran interpretación arrancando a su violín la desgarradora melodía de esta oscarizada BSO.

Llegó el turno de “Forrest Gump” de Alan Silvestri, quizás la menos conocida por el público. Una exquisita banda sonora que va creciendo constantemente en intensidad orquestal, y donde se lucieron especialmente las cuerdas y los vientos, que nos regalaron momentos de gran intensidad emocional.

La Sinfónica de Triana2

“Piratas del Caribe”, de Klaus Badelt y Hans Zimmer, fue muy bien recibida, y todos disfrutamos como enanos de esta suite, sobre todo los más jóvenes. Hay que destacar que gran parte del público eran menores, y al principio pensé que quizás podrían llegar a aburrirse en algún momento, pero se mantuvieron todo el tiempo absortos y clavados en las butacas. Sin duda, otro punto a favor de este tipo de iniciativas, que consiguen arrastrar no solo a la tercera edad, como desgraciadamente es el caso de otro tipo de conciertos de música culta.

Hablando de música culta, también hubo lugar para el “Adagio para Cuerdas” de Samuel Barber, que ha sido incluído en bastantes películas a lo largo de los años. Es difícil describir la calidez y la templanza que violines, violas, cellos y contrabajos consiguieron alcanzar en esta pieza. Sin duda, una demostración de sensibilidad extrema y gran delicadeza.

Gran parte del programa se dedicó a “Star Wars”. Con piezas extraídas principalmente del mítico “Episodio IV: Una Nueva Esperanza”. Aquí es donde realmente demostraron su potencial los metales, uno de los puntos fuertes de esta orquesta, y que sonaron con espectacular potencia, brillo y decisión. Mención especial a los encargados de la percusión, y sobre todo, a la piccolo (flautín), que salió airosa de las laberínticas e intrincadas partes que son marca de identidad de John Williams. El conocido “Tema de Leia” hizo invadir el teatro de una ola de nostalgia, no sólo por la belleza de su melodía, sino también por la reciente desaparición de Carrie Fisher, actriz que encarnaba a la heroína. Tampoco faltó la gran “Marcha Imperial”, que dejó claro una vez más la precisión y perfecta sincronización que tiene la OST.

La Sinfónica de Triana5

El broche final lo puso la elegíaca “Así Habló Zaratustra” de “2001: Una Odisea del Espacio”, una despedida perfecta para un viaje por el espacio musical cinematográfico.

Se entregaron también unos premios a las organizaciones de fans de “Star Wars” y “Star Trek” de Sevilla, por su labor divulgativa en nuestra capital; y tampoco faltó la presencia de las fuerzas del Imperio Galáctico encabezadas por Darth Vader, que intentaron detener el concierto.

Una velada repleta de emociones, y que nos transportó literalmente a otros lugares. El lema de la OST es “música de todos y para todos”, y coincidimos plenamente con su filosofía. Es difícil divulgar este tipo de música minoritaria entre el gran público, e iniciativas como la de esta intrépida orquesta que se atreve con todo, son y serán siempre bienvenidas.

Esperamos con impaciencia una segunda edición de esta “Gala Soundtrack”, donde ojalá rescaten otras joyas del género no tan reciente, como “Los Diez Mandamientos”, “El Bueno, el Feo y el Malo”, “E.T.”, y un largo etcétera. El cine siempre ha sido ilusión, y los chicos de la Orquesta Sinfónica de Triana convirtieron esa ilusión en algo tangible en el Espacio Turina.

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading Disqus Comments ...