El milagro de Victoria Ford

Puede parecer que aún queden pocos huecos por rellenar en el saturado espectro musical del panorama indie español. Demasiadas canciones que suenan igual, multitud de formaciones clonadas e influencias que a veces parecen más un plagio que una inspiración. Entre el revoltillo de nuevos nombres hoy ha llamado nuestra atención un proyecto prometedor, el de los sevillanos Victoria Ford.

Y nos detenemos en ellos porque la banda ha estrenado recientemente su segundo EP, Montaña, guía y milagros. Y porque, pese a su aún joven vida (nacieron en 2013) y escueta discografía (cuentan con un primer EP homónimo) la cosa apunta maneras. Y es que en este nuevo trabajo el trío ha depurado su sonido, acercándose a un concepto más sintético y personal. Una suerte de pop melódico y alternativo con influencias electrónicas, ritmo contundente y metáforas que se resuelven en letras cotidianas con trasfondos mucho menos banales.

Montaña, guía y milagros está compuesto por cuatro cortes de nombres intrigantes y contenido exquisito. Algo así como un escogido menú degustación cuyo aperitivo sirvieron “Los hijos de Steven Spielberg”, el single con el que la banda planteó sus nuevos aires allá por el mes de marzo. Buena elección tratándose del tema más sonoro y pegadizo de todos. Invita a subir el volumen, presentándose como una escucha muy poppy, más que accesible para tomar contacto con su línea y que sirve como aliciente a lo que vendrá después. Veranos y amores que terminan (“Me desnudaste/como un forense en prácticas“) y en el que se conjugan las tres palabras y los tres elementos que dan nombre al corto.

La conseguida atmósfera de Royal Canin es una de nuestras preferidas con sus más de cinco minutos de duración. Base rítmica constante y a punto de romper en continuo diálogo con la guitarra solista de Rafa López, que va encendiendo los ánimos hasta llegar a un final instrumental potente. “Sabana Santa” es mucho menos inquietante y más rica de lo que pudiera parecer en un principio. El tempo de la canción, casi ceremonial al comienzo, se ve aderezado con un desarrollo en el que la voz de Ire Díaz suma enteros y aparece más desnuda que nunca. Quizás ese precisamente sea otro de los puntos a favor de los alcalareños. Una sección vocal potente aunque modulada, definida y, sobre todo, fácilmente reconocible.

“Al cielo con ella”, expresión familiar por estos lares, cierra el repertorio con intensidad y más atmósfera intrincada que se crece conforme avanza. De ella son también responsables el bajo y los teclados de Antonio Tejada. Ambiente secular y explosión sostenida para una ceremonia de lo más peculiar a la que los coros añaden intención.

La oportunidad para testar en directo el pulso de la banda la tendremos en el próximo Monkey Week en El Puerto de Santa María durante el Puente del Pilar. Los sevillanos forman parte del tropel de bandas que expondrán sus directos en la última fiesta de la música de este 2015. Si queréis presenciar el milagro, el sábado a las 23.00 horas en local La Chica Ye-yé dentro del Circuito de Showcases de la SGAE. No se precisa fe, sólo es necesario oír para creer.   

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading Disqus Comments ...