La regaña también se come en el teatro

Un misterioso asesino en serie de “sevillanas maneras” tiene en jaque a la ciudad de Sevilla. La ciudad se está llenando de “modernos” que están cambiando la esencia de la capital andaluza, por lo que un asesino con regañá en mano como arma homicida, está dispuesto a acabar con todo aquel que quiera destruir la rancia pureza sevillana.

Para conseguir descubrir a este asesino, Sevilla cuenta con el inspector Villanueva, llegado desde Madrid y al cual la indiosincrasia sevillana le produce desesperación. El apoyo del agente Jiménez y su peculiar sevillanía será fundamental para conseguir llegar al asesino. Es Jueves Santo y todo puede pasar.

La adaptación del libro hace que haya muchas modificaciones del papel a las tablas, y se han hecho con verdadero acierto, ya que la estructura que ha planteado tanto el director Antonio Campos, como la dramaturga Ana Graciani, hace que sea entendible y divertido sobre el escenario la novela de Julio Muñoz Gijón.

En cada representación todo un ejército de seguidores de las historias de @ranciosevillano asiste a la Sala Cero dispuestos a rememorar la locura de encontrar a este peculiar asesino.

Destaca especialmente el trabajo del actor Manolo Monteagudo, el divertido agente Jiménez, que lleva el peso de esta obra con sus “sevillanas maneras” y su devoción a la Semana Santa. Este personaje hace que el espectador sevillano se ría de sí mismo, algo tan sano en estos tiempos que corren, y esa es la mayor potencia de esta propuesta: ir al teatro a reírse de uno mismo.

Y para que el trabajo de Manolo Monteagudo brille como personaje divertido, es necesaria la contra, el clown enojado, en este caso Moncho Sánchez Diezma, el divertido inspector Villanueva que se las pone en bandeja, para que el agente Jiménez sea el rematador final.

Importante también el trabajo realizado por Paqui Montoya y José María Peña, realizando múltiples personajes que aportan aire fresco y dinamismo a una obra muy divertida, que se convertirá a buen seguro en fenómeno de culto en la ciudad de Sevilla.

Y quizás pueda expandirse más allá, ya que aunque está enfocada en Sevilla y sus costumbres más tradicionales, en toda Andalucía puede encontrar un público cómplice, y más allá de Andalucía es posible que también, ya que el humor es universal.

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading Disqus Comments ...