Crítica: ‘The Babysitter’

El verano es una buena época para tumbarte en el sofá una calurosa tarde de domingo y poner alguna película para dormir, o si la noche promete una de esas de terror para abrazar a tu pareja y que pase lo que tenga que pasar. Pues si ese es el objetivo, ‘The Babysitter’ (2017) no es la opción apropiada. Esta cinta fue de las primeras que Netflix ofreció y no tuvo el reconocimiento esperado, o merecido según se mire. No se trata de una ‘obra maestra del séptimo arte’ y está muy lejos de serlo, pero sí es sin duda una de esas cintas que cambia cada cinco minutos de metraje y sorprende continuamente sin caer en lo incómodo o irreconocible. A medio camino entre la comedia, el terror, la sensualidad y el gore entre otros géneros, lo cierto es que esta cinta es perfecta para una maratón de comedia de terror juvenil una noche veraniega. El calor es solo un estado mental.

Joseph McGintyNichol, más conocido como McG, dirige esta valiente propuesta de un género normalmente repetitivo y fácil, que se aleja mucho de otros trabajos anteriores del director como ‘TerminatorSalvation’ (2009) o ‘Los Ángeles de Charlie’ (2000). McG parece que, tras alzarse con las entregas de ‘Ángeles de Charlie’ y estrellarse con ‘TerminatorSalvation’ (2009) intenta redimirse en la televisión con la valentía de quién tiene poco que perder para dar vida a diferentes historias. Valiente, pero eficiente. El guion corre a cargo de Brian Duffield y supone un trabajo tan inesperado como elegante. Si bien no puede compararse a grandes obras de culto del género del terror, ‘Thebabysitter’ está cargada de momentos potentes cada uno en su estilo: desde la comedia terrorífica personaje afroamericano de por medio, al susto que te hace saltar del asiento o la sorpresa inesperada que supone un fuerte giro de guion. Repito: no es una gran película, pero su inteligente y estudiado guion deparan muchas sorpresas al espectador.

Samara Weaving, Judah Lewis, Hana Mae Lee, King Bach, RobbieAmell y Bella Thorne llenan el reducido pero sólido reparto del filme.Amell y Thornevuelven a coincidir por enésima vez en la gran pantalla para demostrar que, juntos o por separado, son potencias en alza, si bien es cierto que destacan por su belleza (algo de lo que se mofa el guion de esta cinta) y les queda por aprender. Ambos, y junto a ellos Bach, deberían salir del género de comedia adolescente o acción para demostrar si tienen lo que hace falta en el drama o la comedia más inteligente. Samara Weaving clava a la perfección su papel, pasando de ser la provocadoramente sensual niñera de un preadolescente, cómplice y amistosa, a una incombustible y fría psicópata manipuladora. Sorprende gratamente que a una actriz indudablemente bella no se la cosifique y se le permita demostrar que, además de hermosa, es profesional. Sin embargo, si hablamos de sorpresa hablamos de Judah Lewis, ya que este jovencísimo actor tiene ya una denostada carrera y demuestra una progresión a tener en cuenta. También borda su papel, todo lo bien que un niño puede hacerlo, y eso inunda su papel de toda la credibilidad que la cinta necesita.

Nos encontramos ante una de esas buenas cintas de serie B de las de antes. Comedia gamberra, sangre a raudales, muertes a cuál más sangrienta y espectacular, personajes terroríficos y carismáticos, y un héroe insospechado pero resolutivo que es el primero sorprendido por su propia fortuna son los pilares sobre los que se levanta este gran trabajo de dirección y mejor de guion. McG da la mejor versión de sí mismo al dirigir a tan joven reparto y lo decora con rápidos movimientos de cámara bien estudiados y secuencias de tensión o espanto de gran eficacia para dar terror a la cinta. La sangre, risas y lo políticamente incorrecto se mezclan a la perfección en esta sorprendente cinta de toques ochenteros en su elaboración pero no en su forma, lo cual, en el panorama actual en el que esta ‘colorida’ década vuelve a estar incómodamente de moda, supone un halago sin caer en el cliché.

‘Thebabysitter’ es una propuesta visualmente sólida con una economía narrativa eficaz que toma de la mano lo gore y los guiños a Instagram para ofrecer a los millenials una dosis de buen cine del de antes, pero fresco y novedoso para ellos. El ritmo evoluciona a la perfección a medida que Cole, al que da vida Lewis, va superando uno a uno a sus rivales no sin pocas dosis de suerte hilarante y exceso de sangre de por medio. A golpe de chiste inesperado y sorpresa entre lo cómico y lo gore se va construyendo una historia sólida, con un guion que es lo opuesto a lo improvisado, para terminar con un gran clímax y una frase final que estira las carcajadas hasta el final.

¿Lo único negativo de la cinta? Que solo pueda verse en Netflix y por tanto su reconocimiento sea menor del merecido. Ya tenéis plan para evitar el calor en pareja entre sudores fríos de terror y risas.

    DEJANOS TU COMENTARIO

    Loading Facebook Comments ...

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Loading Disqus Comments ...