Cooper en concierto “guateque mañanero en el Fun Club”

FunClub, 21/03/2015

Fotografías por Manuel Bermejo Diéguez

La banda de Alex Díez llega al Fun Club de Sevilla con los ojos todavía pegados, han tocado pocas horas antes en Córdoba. No han pasado ni 24 horas y ya están de nuevo en un escenario, la hora no puede ser más intempestiva para un concierto de música “moderna”, el bolo es a la una de la tarde. La razón de este horario tan poco habitual es la supuesta iniciativa de organizar conciertos en horario para todos los públicos, se trata de que los más jóvenes puedan acudir con sus padres a escuchar música y hacer cantera de aficionados. También podría ser más bien una forma de meter con calzador el segundo concierto de la mini gira de Cooper por tierras andaluzas, tres conciertos en un fin de semana: Córdoba – Sevilla – Algeciras. Esperemos que la iniciativa tenga éxito y sigan programándose bolos matinales en esta sala.

Pese a este horario tan poco habitual, el Fun Club presenta un buen aforo. El grupo leonés se ve arropado por un público evidentemente “mod”, elegante y muy identificado con este movimiento nostálgico de una época que ya se fue hace 40 años, aquellos años de explosión multicolor cuyo epicentro se localizaba en el SOHO londinense. Podría decirse que es éste el movimiento iniciador, o al menos catalizador, de lo que más adelante se conoce como la “24 hour party people”, la fiesta sin descanso: buena música, impecable indumentaria y todo lo que sea necesario para la evasión. Alex Díez “Cooper” sigue contribuyendo a que esa edad de oro festiva no se olvide, como canta en “Hyde Park” sigue pateándose las calles de Londres y acudiendo a este parque londinense a ver a las chicas que disfrutan de esos breves ratos de sol que a veces regala la climatología británica. El líder de los míticos Los Flechazos no esconde su nostalgia, su deseo de poder volver a un tiempo pasado que siempre será mejor, al menos para él. Alex canta recordando el paso de la juventud ante una primera fila de público de cortísima edad.

Suena “Círculo polar” y entra otro de los temas recurrentes de la banda leonesa, la esperanza en conseguir un amor que pueda hacernos viajar, el país de los sueños. Alex anima al público a bailar, asegurando incluso que nadie permanecerá quieto. Cinco o seis cortes más tarde lo había conseguido, bailaba hasta yo, que me muevo menos que un avión de mármol. Parece que la iniciativa del bolo en horario de aperitivo había cuajado. Es cierto que la música “ye ye” de Cooper está dirigida a hacer bailar, canciones que en su mayoría funcionan como “hit”singles cuyo formato no podría ser otro que el vinilo de 7 pulgadas a 45 rpm. En esta ocasión la mayor parte de las canciones pertenecen a los discos “Aeropuerto” y “Mi universo”, además de alguna pieza de “Fonorama”. Temas muy directos que en algunos medios tiempos se quedan algo flojos.

De todos modos, el sonido de la banda es perfecto, las voces suenan nítidas, los coros altos y perfectamente conjuntados, sobresaliente. Han creado un ambiente perfecto, el sonido es claro, pueden distinguirse todos los matices, Cooper es un grupo enfocado al directo y es obvio que tienen muchos kilómetros recorridos. Suena “Ruido”, tema ideal para romper amplificadores y vergüenzas, para declarar el “orgullo de lo que fui pero más de lo que puedo ser”. Hay guiños a Townshed y la psicodelia, no podía fallar. Son las 2 de la tarde y podría decir que son las 3 de la mañana, Cooper han llevado un guateque mañanero al Fun Club, podría ser una fiesta “after” de aquellos años de scooters tuneados.

Para finalizar, Alex se muestra agradecido de ver caras conocidas, la fidelidad de viejos seguidores, posiblemente hoy hayan venido con sus hijos. Niños que hoy aprenderán a pedir un bis. Fuera es de día y llueve, busco dónde he dejado la Lambretta, me quedo parado y recuerdo que he venido a pie.

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

3 Comments

  • carlos hernandez dice:

    La Musica Ye ye de Cooper ?!?!?! Que cosas hay que leer a veces…

  • wiwo dice:

    El término ye-ye es bastante más que un estribillo de las canciones de los 60; es un concepto, el significado más profundo de toda una cultura pop: un estilo de vida, una forma de ser, de vestir, una actitud, un comportamiento ante los cambios sociales y, sobre todo, una parte muy importante de la música de una década prodigiosa.

  • asuncion dice:

    Por favor el concepto ye ye es un movimiento. A ver si profundizamos un poco. Critica buenísima que dan ganas de compartir momentos como este. Gran conocimiento del que ha escrito la critica. Genial

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading Disqus Comments ...