Calamaro llega a FIBES con «Cargar la Suerte»

Cuarenta años no es nada.  O es la nada dos veces para Gardel y Le Pera.

Hace cuarenta años había que tener suerte, ser ágil y andar avispado para salir de un concierto sin recibir palos de la policía. Cada día había desapariciones, hombres y mujeres a los que no se les volvía a ver jamás. La dictadura militar de Videla. Argentina había ganado hacía apenas un mes, en el Monumental de Buenos Aires, su primera copa mundial de fútbol, de la que además había sido anfitrión. Millones de ojos pusieron sus ojos en la pelota aquel verano de 1978. Los ojos de la generación que creció entre la paranoia y el dolor, como canta Andrés Calamaro en Crímenes Perfectos. En esa Argentina de 1978, Calamaro estaba cumpliendo sus diecisiete primeros años de vida estrenándose en los cuarteles de invierno de un estudio de grabación, reclutado por Beto Satragni para las filas de Raíces, a las teclas de un Fender Rhodes.

Cuarenta años de canciones después, Andrés Calamaro sigue en la brecha, renovando credenciales. En el verano pasado, comandados por el productor Gustavo Borner y con la inspirada colaboración del pianista Germán Wiedemer, reunieron a los mejores músicos de la crema californiana para grabar las canciones de su último disco, Cargar la Suerte, sobre el que hablábamos hace pocos meses con el propio rockero argentino en 8pistas . El disco fue publicado a finales del año 2018, presentado con el single Verdades Afiladas y desarrollado con contenidos de arte cinematográfico breve acompañando a Tránsito Lento, Cuarteles de Invierno y My Mafia. Un vídeo, éste último, que se publicará este mismo viernes.

Con la llegada de la primavera comenzó la gira del artista argentino que el próximo sábado 8 de junio arriba en puerto sevillano. Cargar la suerte llega a FIBES con un concierto donde el Salmón presentará algunas de sus nuevas canciones, repasará algunos de los grandes clásicos de su carrera en solitario y junto a los Rodríguez, y rescatará algunas interesantes rarezas de su repertorio. En formato de quinteto eléctrico, con Germán Wiedemer en teclados, Julián Kanevsky en guitarra, Martín Bruhn a la batería, Mariano Domínguez en el bajo, y el propio Calamaro en el piano eléctrico.

    DEJANOS TU COMENTARIO

    Loading Facebook Comments ...

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Loading Disqus Comments ...