El teatro del petardeo estalla en Sevilla

Texto y Dirección: La Tarara

Sala La Fundición

¡¡Señoras y señores ha llegado el “teatro espásmódico y de petardeo” a la puerta de su casa, petardean toda clase de corazones, románticos, barrocos, violentos y con un extenso muestrario en luces fucsias, azules y verdes, salga y pregunte precio sin compromiso. Atención, atención, todos los petardeos garantizados con espasmos de alegría y a buen precio!!.

Pim!! pam!! pum!! Ha llegado La Tarara, y lo ha hecho sin pedir permiso, sin miedos ni complejos, dispuestos a mostrar su teatro, su forma de entender la belleza, porque de todo lo que nos han mostrado con “El niño adefesio” me quedo con la belleza de su teatro, con la belleza de su alegría, que también podríamos llamar “poética de la alegría” porque a pesar de mostrarnos los fondos más negros y perversos del ser humano, su violencia y su degradación, el teatro de “La Tarara” desprende alegría y vitalidad, se mueven en las cloacas de una familia rota y desestructurada (como casi todas) pero con el humor entre los dientes. Estos actores se divierten en los ensayos, se nota, trabajan con descaro, son mitómanos, tienen referencias por arriba y por debajo, pero no copian ni plagian, todo se lo comen, lo digieren y logran su propia poética, que como me decía Marie Delgado hace unos dias va desde Kantor, a Angélica Liddell, pasando por NeedCompany, por el petardeo de los años ochenta, con parada de autenticidad en La Zaranda, entre muchos otros. No sabría definir muy bien su teatro, ni falta que hace porque toda definición lo reduciría.

La actriz chiclanera está descomunal, es un auténtico prodigio sobre las tablas, a pesar de que todos los personajes están en un nivel humorístico y de locura muy alto, trabaja en un presente que hace que todas sus emociones sean verdaderas, canta como los ángeles, baila como si estuviera poseída, baja a los infiernos a matar a quien haga falta, por momentos me recordaba a Angélica en su lado más endemoniado. Recuerden su nombre señoras y señores porque ha nacido una estrella del pop-tardeo teatral, se llama Marie Delgado y ha llegado para quedarse!!!.

Por cierto todavía no he dicho de que va “El niño adefesio”, pues va de un matrimonio que se odia, se ama y que quieren matar a su hijo, pero eso es lo de menos, sus personajes juegan en escena, se expanden, se contraen, se odian, se aman, cantan, bailan, exploran y así el resultado final no es lo importante, sino todo lo que desprenden y como hacen gozar al público, más allá de si muere o no muere, porque no una historia, es un juego, y de eso trata el teatro de ser capaz de jugar y sentir el placer en escena y estos descarados actores eso lo hacen muy bien.

Fotografía de Ana Couldnot

Para Deleuze, la vida está en la fuga contínua por los límites, La Tarara vive en la extrañeza, en la rareza y ahí se siente cómoda, sin necesidad de integración ni adaptación en nada, son raros, aceptan su extrañeza y desde ahí arriesgan y lo demuestran haciendo una obra en inglés inventado, porque como no sabemos bien inglés, hablamos como nos da la gana, para que la emoción salga sin ataduras”, y lo consiguen, puede que no entiendas lo que dicen pero la emoción y la intención de los personajes nos llega en toda su dimensión, el espectador no duda y si lo hace también vale.

Mencionar dos detalles importantes, la cuidada escenografía y luces muy especiales con fucsias, verdes y azules durante toda la obra, que dan una atmósfera tenebrosa a todo lo que ocurre en esa casa. Y por otro lado la voz en off de la abuela que nos introduce cada uno de los capítulos, un detalle muy andaluz, muy Zaranda.

Esperamos con ansía los nuevos trabajos que están por llegar de La Tarara, una obra sobre “la degradación de Courtney Love” todavía sin título y otra que se llamará “Bratislavia”, mientras tanto que os acompañe la alegría.

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading Disqus Comments ...