Carmelo Gómez impone justicia en el Lope de Vega

Helena Pimienta dirige con maestría y sensibilidad “El alcalde de Zalamea” y pone en pie al público sevillano, que queda embriagado de belleza y musicalidad, ya que si de algún modo puedo definir esta obra de teatro, es por su belleza. Desde el primer instante se mezcla, en la que dos pelotaris nos muestran poéticamente lo que significa vivir en estos tiempos difíciles, donde la mentira y el honor, la traición y la dignidad, el señor y el villano, el amor o honra juegan una partida en la que ponemos en juego la vida.

Excelente la dirección de Helena pimienta, creando ambientes de época que conectan con el espectador actual, ayudada de una impresionante Rita Barber (cantante) en esta tarea, ya que en los momentos de mayor clímax, la música juega un papel fundamental. Con transiciones mas cercanas al teatro moderno  que al clásico, en una demostración de cómo el clásico puede ser actual, necesario, urgente y bello, muy bello.

Helena Pimienta dirige a un excelente reparto de actores, que está a la altura de las circunstancias, y comandados por un sensacional Carmelo Gómez, sólo por él, es necesario ver esta obra, sólo por ver a un actor en toda su inmensidad, y deleitándonos con un trabajo serio, cuidado, sin demostraciones excesivas, simplemente lo justo y necesario para que su personaje se eleve y corrobore que Carmelo es uno de los mayores de la escena española. A sus pies Señor Gómez.

Yo que no soy un experto ni mucho menos en teatro clásico, tenía cierto miedo incluso sobre como encarar una crítica de una obra así, pero me ha sido fácil después de disfrutar como disfruté en el Lope de Vega, cerraba los ojos y la musicalidad de las palabras entraban en tu cuerpo y te dejaban en paz con el pasado, y este excelente trabajo en la palabra, tiene nombre y apellidos, Vicente Fuentes, el gurú de la palabra, una piedra preciosa del teatro español, que ha enseñado a hablar con belleza y preciosidad, a varias generaciones de actores españoles.

Por supuesto que acepto que Calderón de la Barca escribió  “El alcalde de Zalamea” hace 400 años, pero eso no hace que no me sorprenda y conmueva el papel de la mujer en la vida de entonces, totalmente subordinada a los deseos de la sociedad patriarcal, en la que el hombre por derecho tenía una posición de poder sobre la mujer, la cual era tratada sino como una esclava sí como alguien que complementa al hombre según sus necesidades. La hija del alcalde es violada y a pesar de ello, es considerada culpable de haber deshonrado a su padre, su propio hermano la quiere matar y hasta ella misma acepta que merece la muerte (no muy lejos de la sensación que tienen muchas mujeres violadas hoy en día). Aunque también hay un indicio de rebeldía en ella “«me vas a escuchar, y yo me quiero escuchar mi verdad. Yo no he provocado nada. Yo no soy culpable”. A pesar de ello, no hay figura más debil en esta injusta sociedad basada en la destrucción y explotación del más débil, que la mujer, y verlo en escena es sobrecogedor. A mi juicio en el momento del rapto, falta intensidad para que toda la magnitud de la desgracia llegue a los espectadores, percibo una pulcritud técnica en esa escena que no la deja correr la emoción hasta el público.

Pimienta representa con destreza la situación social de la España del Siglo de Oro, la diferencia de clases sociales evidente, y la cáida libre de la aristocracia y la emergencia de una clase rural rica, los futuros gremios que darían lugar a la clase media. A pesar de ello, la casta aristocrática (Don Mendo) y militar (Capitán) sienten su superioridad basada en el linaje o en la brutalidad de la fuerza, aunque el Señor Pedro Crespo, representa la esperanza de un nuevo orden, basado en palabras de su directora “en su vinculación a la Naturaleza, al esfuerzo, al respeto, al cariño, al amor, a los ciclos naturales con su violencia también, pero con una convivencia presidida por una sensación de amor y de respeto al ser humano”

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading Disqus Comments ...